El acuerdo de Junta de Gobierno Local, que se tramitó de forma breve y por la vía de urgencia, otorgó unas autorizaciones cuyos términos contravienen la normativa municipal, obstaculizando el acceso de la ciudadanía a la plaza y al mobiliario urbano.


Los concejales del grupo municipal CSSP, y miembros de la ejecutiva local de PODEMOS Marbella-San Pedro, Kata Núñez y Victoria Mendiola, presentaron el pasado 5 de mayo un recurso de reposición sobre el acuerdo de Junta de Gobierno Local, que revoca las autorizaciones “en precario” a varios restaurantes de la Plaza de los Naranjos, otorgando unas autorizaciones nuevas que no respetan el acceso a la plaza, que dificultan su disfrute por la ciudadanía y que da preferencia al aprovechamiento económico de la misma.

El equipo de gobierno tripartito (PSOE+OSP+IU), si bien en un primer momento anunció su voluntad de aunar el uso público de la plaza con su aprovechamiento turístico, sigue privilegiando el uso privado y excesivo de los espacios públicos.

Esto contraviene no sólo la normativa municipal, sino las leyes que rigen los bienes públicos de las entidades locales y los principios esenciales bajo los cuales debe articularse el uso y disfrute del espacio público por la ciudadanía en su conjunto y en toda su diversidad.

La dicotomía público-privado del espacio que han querido dirimir bajo un acuerdo injusto, es, en realidad, una premisa imaginaria, ya que en ningún caso sobre un bien público debe primar un interés privado como si de fuerzas equiparables se tratase.

Esa parte de la ciudadanía en la que piensa el gobierno tripartito (PSOE+OSP+IU) bajo el acuerdo recurrido es la misma que hay que superar: una ciudadanía a la que se le arrebata el derecho a su ciudad en beneficio de un interés económico que todo lo puede y todo lo arrasa, acallando las voces que defienden lo público bajo el falso dogma de la creación de empleo.

Y es que, si este tipo de turismo crea tanta riqueza y empleo, ¿cómo explica el tripartito que Marbella sea la octava ciudad que alberga a las familias más pobres del estado español? Si defendemos el empleo digno y de calidad, es un dato a valorar para repensar nuestra ciudad.

Tras la necesaria reparación de la Plaza de los Naranjos y del embellecimiento del enchinado artesanal, cada vez más vecinos y vecinas han venido a disfrutarla, pero el equipo de gobierno ha preferido satisfacer la demanda de los 11 restaurantes de la zona, dejando las autorizaciones tal y como estaban, liberando de mesas solo una pequeña zona central de la plaza.

El resultado sigue siendo la tónica del uso del bien público de nuestro municipio, que se ve desterrado por el interés económico de unos pocos particulares. Y en concreto en nuestra plaza a través de la imposibilidad de acceso a la mitad de entradas, de la zona del arbolado, o de los bancos para sentarse.

La ocupación es tal que hasta un buzón de correos se ve rodeado por mesas de uno de los restaurantes impidiendo su libre acceso.

Mesas y sillas que, incumpliendo la normativa, ni siquiera se retiran cuando la jornada de los establecimientos ha terminado y que se quedan apiladas como si la plaza en lugar de plaza, fuera más bien un almacén de noche, y un comedor de día, eso si, accesible sólo a unos pocos.

Por todo ello los concejales de CSSP han recurrido este acuerdo, demostrado el desequilibrio que entraña para el disfrute de la plaza por la ciudadanía en toda su diversidad. El acceso por personas con diversidad funcional e incluso por servicios de emergencia es, con la ocupación actual, si no imposible, muy difícil.

La ciudad que queremos es un modelo plural, sostenible y abierto, donde los vecinos y vecinas conserven el derecho al disfrute de su ciudad en todas sus manifestaciones.

Derecho que no puede ser mermado de una manera tan flagrante y tan a la ligera, tal y como se ha hecho mediante la adopción del acuerdo recurrido, sin tener en cuenta consideraciones básicas tanto jurídicas como sociales que todo gestor de lo público debe considerar.

Los vecinos y vecinas integrantes de “La plaza es nuestra”, plataforma que abandera el movimiento por la reivindicación de los espacios públicos en general y de la plaza en particular, también se han sumado a estas exigencias presentando su propio recurso contra dicho acuerdo.  

 

Antonio Casares
Comunicación – PODEMOS Marbella · San Pedro
Teléfono: 618 005 339
Correo: info@podemosmarbellasanpedro.com