Con el título “Marbella: ¿ciudad o negocio?” la ponencia trató temas como la privatización, la gentrificación y la turistificación de los espacios públicos de Marbella y San Pedro Alcántara. Se reclamó el cumplimiento de la normativa vigente.

Tras la polémica en torno a la re-okupación de la Plaza de los Naranjos por parte de las mesas de restaurantes, una vez reparado su enchinado y más allá de este caso puntual, la difícil convivencia entre la mercantilización y el disfrute ciudadano del espacio público es para PODEMOS un problema generalizado tanto en el Casco Antiguo de Marbella (Avenida Nabeul, Plaza José Palomo, Plaza Altamirano, Miguel Cano…), como en el de San Pedro Alcántara (Calle de enmedio, Plaza de la Libertad, Plaza de Vistalegre…).

PODEMOS Marbella-San Pedro organizó este encuentro ciudadano sobre la okupación y privatización de los espacios públicos con el título “Marbella: ¿ciudad o negocio?” en el Gastrobar Barbulla del centro de San Pedro Alcántara, contando como ponentes con:

  • Ana García, presidenta de Apymespa (Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa de San Pedro Alcántara), como representante del sector empresarial,

  • Santiago Torres, vicepresidente de la comunidad de propietarios de Guadalcántara, en representación de los vecinos,

  • Carola Herrero, arquitecta, que aportó la parte técnica.

 

En lo referente a la actividad de restauración tanto la representación vecinal como la empresarial coinciden en que el problema es el incumplimiento de horarios(aperturas hasta más tarde de lo permitido), así como la ocupación de espacios (colocación de más mesas que las asignadas y sin desmontaje al cierre) por parte de los restaurantes.

Respecto a la normativa existente, ponen de manifiesto la ausencia de claridad y coherencia, así como su falta de aplicación. Los ponentes recordaron que a pesar de que en campaña electoral se prometió la compra de sonómetros, hasta ahora no se ha cumplido ya que la policía local no cuenta con ellos para poder medir los ruidos.

Carola Herrero habló del problema de la gentrificación de las ciudades, un fenómeno de privatización que expulsa a los habitantes y negocios tradicionales mediante la especulación inmobiliaria, las franquicias, restaurantes… Como ejemplos en Marbella se menciona que en el Casco Antiguo no queda un solo economato e incluso se han dado casos en que una ambulancia  no podía circular por una calle okupada para socorrer a un vecino porque la normativa no se cumple y se invade el espacio público ampliando el asignado.

Muy clarificadora fué la comparativa de precios que pagan los restaurantes, cafeterías y bares por montar terrazas en suelo público (máximo 60€/m2 al año) frente a lo que supondría para estos negocios pagar por un local de similares dimensiones a dichas terrazas (alquiler o hipoteca, mantenimiento, IBI, etc…). Sumando que las terrazas no pagan servicios como la iluminación o la limpieza, que también corren a cargo del ayuntamiento a través de nuestros impuestos.

La okupación del espacio público llega a casos extremos con mobiliario que no se retira por la noche, usados como almacén, etc… llegándose incluso a oficializar la colocación de toldos y tarimas cuya higiene es deficiente y repercute en los vecinos anexos.

El problema de la okupación de calles y plazas es extensivo a los chiringuitos y las hamacas/tumbonas. A una media de precios de seis euros diario, no es viable para los vecinos de Marbella disfrutar de sus playas, teniendo que conformarse con los pocos y escasos pasillos libres que quedan entre la okupación de los negocios.

Cada vez más el espacio público se está privatizando, sin una gestión controlada, en beneficio de unos pocos empresarios y franquicias con el pretexto de la creación de empleo, pero obviando su precaridad.

Para PODEMOS las inversiones en este tipo de negocios de hostelería, aparte de la problemática en ruidos, higiene, okupación y precariedad laboral, cierran la puerta a diversificar en otro tipo de inversiones más productivas aunque tengan un retorno más lejano.

Dirigir e incentivar desde las instituciones la inversión únicamente a este tipo de negocios, impide la necesaria diversificación de la economía y fuerza a una población, sobradamente preparada, a elegir entre un único horizonte laboral: convertirse en camareros precarios o emigrar.

Antonio Casares
Comunicación – PODEMOS Marbella · San Pedro
Teléfono: 618 005 339
Correo: info@podemosmarbellasanpedro.com