La asamblea de militantes considera que las urgencias en el urbanismo local no justifican ni hacer las cosas mal ni asumir las irregularidades cometidas en el pasado. Ven como imprescindible incluir las rectificaciones de las lindes con Benahavis y abrir un proceso de exposición pública y alegaciones, así como que la Junta de Andalucía ratifique el nuevo documento.

 

Como cada miércoles antes del pleno, ayer tuvo lugar la Asamblea prepleno en la que los dos concejales de CSSP-PODEMOS, Victoria Mendiola y “Kata” Núñez, sometieron a la decisión de simpatizantes y militantes su voto en los diferentes puntos del pleno del próximo viernes.

Se decidía la postura de CSSP en el texto refundido del PGOU de 1986 –que recopila en un solo documento todas las modificaciones, alegaciones y alteraciones realizadas a lo largo del tiempo al PGOU de 1986– y en la adaptación del mismo a la LOUA –Ley de urbanismo de Andalucía, publicada posterior a 1986–, procedimiento elegido para regularizar el urbanismo en Marbella con el apoyo de PODEMOS.

“Kata” Núñez y Victoria Mendiola expusieron que, siendo el procedimiento deseado, los dos documentos incorporan deficiencias y pocas garantías que, a día de hoy, los hacen “inaceptables”. Recordaron que el urbanismo de Marbella y San Pedro arrastra irregularidades y vicios desde antes del gilismo, el ya famoso “urbanismo de carpetillas”.

Cabe mencionar que los cuatro últimos alcaldes de Marbella han sido condenados o investigados, junto con el anterior secretario municipal, restando credibilidad a muchos de los actos oficiales del pasado.

Aprobar el actual texto refundido supone ratificar como buenas alegaciones aprobadas en pleno que en su día no se habían hecho públicas ni habían tenido un plazo de alegaciones.

Uno de los temas más controvertidos es el ya famoso deslinde con Benahavís, que ha propiciado que la ex-alcaldesa Ángeles Muñoz sea investigada por la fiscalía.

El origen de esta polémica se originó al presentarse una alegación al PGOU de 1986 que fue aprobada en pleno dentro de un paquete con otras alegaciones, sin haber sido expuestas ni a los propios concejales de la oposición en aquellas fechas, ni a los vecinos (en el plazo de exposición pública).

“Entre todas las carpetas de documentos, los técnicos han tenido que enjuiciar cuáles son válidos y cuáles no. No vamos a aprobar documentos que no hemos visto. Incluso se ha perdido uno de los planos y ha sido reconstruido desde cero. Esto no es un refundido normal” alegan desde CSSP-PODEMOS.

La asamblea de CSSP-PODEMOS decidió que, para aprobar ambos documentos, estos deben corregirse, para lo cual CSSP-PODEMOS presentará las siguientes enmiendas:

  • Establecer el texto refundido a un trámite de exposición pública, con el correspondiente periodo de alegaciones, para que sea máximamente consensuado  con todos los operadores jurídicos en la ciudad.

  • Solicitar un informe preceptivo de la Delegación Provincial de la Junta de Andalucía certificando que el refundido realizado es válido.

  • Rectificación en los planos de la adaptación a la LOUA para incluir la sentencia judicial del tribunal supremo que estableció de modo firme y definitivo la linde entre Marbella y Benahavís.

CSSP-PODEMOS aclara que de ninguna manera pretende bloquear el urbanismo en el municipio, pero considera que no se pueden volver a cometer errores en los procedimientos. Debe tomarse como ejemplo el POT –Plan de Ordenación Territorial– de la Costa del Sol, que anuló el Tribunal Supremo por no dar respuesta a una alegación, situando el derecho a la información por encima de todo.

“Tenemos la responsabilidad de ser muy garantistas, no podemos hacer las cosas mal por hacerlas rápido y que en unos años una sentencia vuelva a anularlo todo y nos obligue a empezar de cero. Nosotros en campaña denunciamos el tema de las lindes: no podemos decir una cosa en campaña electoral y ahora hacer otra.El dios urbanismo no lo justifica todo”.

Los concejales han sido asesorados jurídica y urbanísticamente por técnicos, funcionarios y secretarios de varios ayuntamientos, quienes les han transmitido que la ley permite empezar a trabajar con la aprobación inicial, por lo que la solicitud de exposición pública no supone un retraso en la aprobación del urbanismo de Marbella.

“Con estas dos enmiendas, que consideramos de sentido común, se dotará a los documentos de más transparencia, seguridad y garantías, acabando, de una vez por todas, con el urbanismo de carpetillas, oscuro, inaccesible y judicializado, todo ello en beneficio del municipio”.

Antonio Casares
Comunicación – PODEMOS Marbella · San Pedro
Teléfono: 618 005 339
Correo: info@podemosmarbellasanpedro.com